Autor Tema: ¿Es la Iglesia un negocio, una secta o una forma de vida?  (Leído 788 veces)

rapelin

  • Moderator
  • Bolsa - Corredor de fondo
  • *****
  • Mensajes: 4201
    • Ver Perfil
¿Es la Iglesia un negocio, una secta o una forma de vida?
« en: 17 de Julio de 2010, 09:55:34 »
Un tema lleva al otro, a la vista del negocio que la cúpula eclesial tiene en sus colegios donde ofrece sus enseñanzas a precio de oro, (debería ser gratuito por el interes de ellos mismos) no cabe otra respuesta, esos colegios les sirven para adoctrinar a los alumnos y perpetuar el negocio.
La otra pregunta es, ¿adonde vá a parar todo ese dinero?, siempre me lo he preguntado,
 
Creer en Dios es rentable no para nosotros si no para ellos
El tiempo es dinero si sabes aprovecharlo

isidora

  • Bolsa - Corredor de fondo
  • ***
  • Mensajes: 2700
  • Narradora de hipótesis
    • Ver Perfil
Re: ¿Es la Iglesia un negocio, una secta o una forma de vida?
« Respuesta #1 en: 17 de Julio de 2010, 12:40:19 »

   El cristianismo/catolicismo auténtico  es ante todo una forma de vida de la que la cúpula eclesial ha sabido hacer un buen negocio. Pero no es una secta.

 
Citar
a la vista del negocio que la cúpula eclesial tiene en sus colegios donde ofrece sus enseñanzas a precio de oro, (debería ser gratuito por el interes de ellos mismos)

  Aquí no hay debate, son colegios privados y pueden cobrar lo que quieran por sus enseñanzas, incluso es légitimo que parte de lo que enseñan sea adoctrinar a sus fieles. Para eso es un colegio privado católico.

  En  estos colegios no todos los alumnos pagan, generalmente lo hacen los que más tienen, pero cualquier alumno aventajado, con buen rendimiento escolar y pobre como las ratas es susceptible de estudiar en uno de estos centros. Estos colegios no practican tanto el clasismo social como el intelectual.

  Tampoco se alecciona a los alumnos para que sean unos fundamentalistas católicos, hay libertad de opinión, aunque algunas no sean excesivamente bien recibidas.  ;D No enseñan como matar musulmanes o acabar con los rojos. A lo más que llegan es a obligar al alumno a bajar a la capilla a escuchar misa.

  Por supuesto que no es una secta, no te obligan a creer en Dios. Pero como los planteamientos éticos y morales del catolicismo no suelen someterse a debate excepto cuando el momento político lo requiere y siempre sobre algún que otro asunto ténico, es mejor pasar directamente a lo que importa, ¿Qué pasa con su financiación? ¿Debería ser amnistiada fiscalmente? ¿Tiene que subvencionarla el estado?....  ::)

 :-* :-*

 


rapelin

  • Moderator
  • Bolsa - Corredor de fondo
  • *****
  • Mensajes: 4201
    • Ver Perfil
Re: ¿Es la Iglesia un negocio, una secta o una forma de vida?
« Respuesta #3 en: 17 de Julio de 2010, 13:58:33 »

Me quedo con este último párrafo, pues tiene gracia

Citar
Los 6.000 centros escolares católicos ahorran al contribuyente 3.372 millones: cada alumno en la pública costaría casi el doble.

Ya se que es problema mio, pero sabes cuanto me cuesta cada mes un colegio supuestamente subvencionado católico?? llueve o truene son 80€, el último recibo ahora en Julio y eso que mi hija ha terminado este año el 4º de la ESO (voy a intentar reclamar), esos recibos vienen bajo el pretesto de asignación voluntaria pero no es mas que una mensualidad encubierta como todos sabemos y que por ley los colegios subvencionados NO pueden cobrar a los alumnos por recibir clases en dichos colegios
El tiempo es dinero si sabes aprovecharlo

rapelin

  • Moderator
  • Bolsa - Corredor de fondo
  • *****
  • Mensajes: 4201
    • Ver Perfil
Re: ¿Es la Iglesia un negocio, una secta o una forma de vida?
« Respuesta #4 en: 05 de Septiembre de 2010, 13:34:50 »
La Iglesia es un negocio, las escuelas cristianas privadas nos cobran un paston para luego darselo al Papa para que se compre coronas y medallas de oro,, vaya sinverguenzas

Acabo de leer esto y resulta interesante la opinión (que no dogma de fé) del científico Stephen Hawking., que ha publicado un libro en el que dice que para crear el universo no hace falta ningun Dios, lo cual ya lo sabia despues de conocer las patrañas que nos quieren inculcar los jefes del negocio

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/desde_el_mas_alla/2010/09/05/el-error-de-hawking.html

« Última modificación: 05 de Septiembre de 2010, 13:38:59 por Rapelin »
El tiempo es dinero si sabes aprovecharlo

rapelin

  • Moderator
  • Bolsa - Corredor de fondo
  • *****
  • Mensajes: 4201
    • Ver Perfil
Re: ¿Es la Iglesia un negocio, una secta o una forma de vida?
« Respuesta #5 en: 05 de Septiembre de 2010, 13:43:39 »

Copio esto aparte no sea que los tentáculos de la Iglesia censuren la página,(no seria la primera vez)

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/desde_el_mas_alla/2010/09/05/el-error-de-hawking.html


El error de Hawking

05 SEP 2010 11:57

 

El físico Stephen Hawking, durante su mítica aparición en Star Trek.

La que ha liado Stephen Hawking. Dice en su último libro algo así como que con la física hay suficiente para explicar el origen del Universo. A alguno casi le da un patatús ante tal obviedad. El científico –como Darwin en su día- no pretende demostrar que dios no exista, simplemente dice que hay otra forma de explicar la creación del Universo además de la clásica de poner nuestra ignorancia y nuestros miedos en un altar y llamarles Dios.

Los representantes de las tres grandes religiones (cristianos, judíos y musulmanes) han coincidido en rechazar los argumentos de Hawking. Curioso. Desde siempre, ellas (y sus infinitas variantes) se han hecho la guerra porque todas pensaban que las otras estaban equivocadas. Incluso se han matado los partidarios de un mismo dios por el crimen de adorarlo de manera distinta. Pero ante el ‘enemigo’ todos son bomberos y no van a pisarse la manguera.

Si hubiera un dios me temo que no habría miles (¿millones?) de formas distintas de hacerle la pelota para recibir sus favores. Tampoco ocurriría que todas parezcan la correcta a quien la practica y ridícula a ojos de los demás. Cabe suponer que un ser superior habría concretado una forma clara de adorarle. De lo contrario –como está ocurriendo si es que existe- millones de personas que intentan vivir de acuerdo a sus enseñanzas se están condenado al infierno por haber nacido en lugares con otros contextos culturales y en los que se rinde culto a algún impostor. Y que no me vengan con la milonga de que todos los dioses escriben recto con renglones torcidos. Si Isis –por ejemplo- fuera la diosa verdadera, los amish (tan piadosos ellos) se están sacando un pasaporte al averno.

Los argumentos con los que han rechazado las ideas de Hawking no tienen desperdicio. Cito uno. El rabino jefe de los británicos, Jonathan Sacks, no sabemos si en un alarde de sinvergonzonería o que no le llega el riego al cerebro, se ha permitido afirmar que “a la Biblia sencillamente no le interesa cómo se creó el Universo”. Teniendo en cuenta que el primer libro de la Torah (y la Biblia) se llama “Génesis” y, precisamente, explica cómo se creó el Universo (eso sí, no acierta ni cuando falla) parece que Sacks nos toma por idiotas. Lo que pasa es que lo que dice el texto inspirado son chorrada tras chorrada (desde el punto de vista científico) por lo que Sacks mira hacia otro lado. Un poco de honestidad: el Big Bang tiene más visos de ser la respuesta correcta que lo de la creación en seis días.

El Universo, ¿solo o con leche?

El mantra de que religión y ciencia hablan cada una de cosas distintas tampoco es nuevo, y no por ello menos falaz. La ciencia no lo explica todo, dicen. Y tienen razón. Es evidente que explica mejor lo que es el amor un poeta que un urólogo, y eso no invalida a la ciencia. Pero aunque la ciencia habla poco de religión, lo contrario es falso. Los creacionistas, por ejemplo, creen que los hombres y los dinosaurios coexistieron porque hacen una interpretación lisérgico-literal de la Biblia. Incluso tienen museos en los que se explica eso. Los testigos de Jehová prefieren morir que someterse a una transfusión de sangre. A veces, no siempre, a la religión le molesta (y mucho) la ciencia.

Ejemplos así hay para aburrir: millones de personas temen a la ciencia porque les aleja de dios. Lo curioso es que tienen toda la razón del mundo. Los que se engañan son los científicos que siguen creyendo en dios. Si el todopoderoso es omnipotente (entre otras cosas) y no se mueve una hoja sin su permiso, entonces no existen las leyes de las naturaleza: mañana la gravedad, las matemáticas o la termodinámica podrían dejar de existir. Sólo existe su voluntad y la ciencia un espejismo.

El problema de Hawking es que creo que ha errado en su planteamiento. Para ser correcto, tendría que haber dicho que las leyes de la física explican el Universo sin necesidad de “ningún dios” y no “de Dios”. Desde que el hombre empezó a pensar hasta ahora el número de dioses verdaderos es imposible de seguir. Curiosamente todos ellos dieron a los suyos pruebas innegables de su existencia, obraron milagros, inspiraron a reyes… pero de la mayoría sólo se acuerdan los expertos. Eran falsos. ¿No podría estar pasando ahora lo mismo?

Zeus, dios verdadero durante siglos, trabaja ahora en películas infantiles.

Un dios bondadoso que permite un mundo que da ganas de vomitar y cientos de libros inspirados por él pero ninguno se parece. De algunos –como la Biblia, una de las joyas de la literatura fantástica- hay centenares de versiones plagadas de contradicciones tanto internas como entre ellas. Lo mismo ocurre con los creyentes: Franco, Pinochet, Teresa de Calcuta o Monseñor Romero compartieron la misma variante de dios (cristiano / católico) y no hace falta insistir mucho para ver las diferencias entre esa albanesa de aspecto frágil admirada universalmente, el sacerdote asesinado en una iglesia por defender a los olvidados y ese par de hijos de puta. ¿Cómo explicarlo?

Muy fácil. Dios no existe de manera objetiva. Es una creación subjetiva que nació cuando sonó el primer trueno y un hombre, en su caverna, necesitó una explicación. Desde entonces, el ser humano ha ido creando dioses a su imagen y semejanza. Por eso, dentro de una misma confesión, hay genocidas y filántropos: cada uno se ha creado uno adhoc y piensa que es el de todos los demás.

Podemos seguir discutiendo si dios existe tanto miles de años como haga falta. No es malo. A las religiones les quitas sus seres todopoderosos y queda su filosofía. Muchas de sus ideas –imposible negarlo- nos han hecho mejores a todos. Otras, no tanto. Pero la ciencia ha salvado más vidas que todas las oraciones juntas, tampoco lo olvidemos. Como tampoco se puede olvidar que relegar las creencias religiosas a un segundo plano y crear sociedades laicas ha sido necesario para que todas puedan convivir.

Pero lo peor no es que Dios no exista, lo peor es que los reyes son los padres.
El tiempo es dinero si sabes aprovecharlo