Autor Tema: “Ya es demasiado tarde. Hemos perdido dos años, que son una eternidad. Y todo po  (Leído 457 veces)

bols

  • Bolsa - Caminante foril
  • **
  • Mensajes: 141
    • Ver Perfil
“Ya es demasiado tarde. Hemos perdido dos años, que son una eternidad. Y todo por la política…”
Moisés Romero -  Jueves, 01 de Marzo

 

Esta era La Carta escrita el 22 de febrero de 2010:“SI NOS QUITAMOS UN CERO, INCLUSO DOS, DE LA CUENTA CORRIENTE Y DEL PATRIMONIO ESTO FUNCIONARÁ...”Si un individuo, familia, comunidad o Estado ingresa 25 y gasta 75, al final entra en procesos de suspensión de pagos o en quiebra. Y lo que es peor, ya nadie le fía un céntimo. Es lo que sucede en numerosos Estados del mundo. España es un ejemplo claro y caótico en este sentido, con un déficit presupuestario cuatro veces superior a lo que ordena Maastricht en el famoso, por incumplido, Plan de Estabilidad. Hay que apretarse el cinturón. Es lo que toca. Nuestra generación no sabe lo que es eso y la de nuestros hijos menos aún. Nuestros padres sí lo saben. Ni qué decir de nuestros abuelos. Se trata de buscar el equilibrio de no caer en bancarrota. Todos somos mas pobres en esta Gran Crisis Global. Que nadie se empeñe en lo contrario y, sobre todo, que los políticos se dejen ya de pamplinas, obcecados en vender humo y en no reconocer que las cosas están muy mal, para unos peor que para otros, como siempre. No valen los eufemismos, como el de la economía sostenible, término que todos desconocemos. Las cuentas no cuadran, porque la conformación de la debacle es la misma: elevado déficit y fuerte deterioro económico. Pescadilla que se mueve la cola, círculo vicioso, que sólo se rompe con estrategias de acción concertada a nivel de Estado. Es lo que antes llamábamos apretarse el cinturón y a los que algunos asesores de Zapatero, tanto del sector público como del sector privado, definen ahora como economía sostenible ¡Joder con los eufemismos! ¡No están los tiempos para estas florituras lingüistícas cargadas de tanto modernismo!..."

...Los sabios lo han repetido hasta la saciedad: menos apalancamiento, con menor peso del sector financiero en el crecimiento, más atención sobre la deuda pública y tipos de interés (spread de riesgo) más altos. También más regulación sobre los mercados de derivados y vehículos de riesgo. O sea, unas instituciones financieras más reducidas, en contra de los megabancos que algunos proclaman. También, Bolsas más acotadas y con menor potencial de rentabilidad. Es lo que toca ahora. Si unos y otros nos empeñamos en esconder la cabeza debajo de la arena, lo normal es que venga alguien y nos devore. Hay que afrontar las cosas y asumir las dificultades. Son necesarios pactos de Estados, acciones concertadas a nivel general. Los localismos pueden hacer que las cosas empeoren…”

“...Yo no soy sabio. Propongo, no obstante, un ejercicio de reflexión ¿Por qué no nos quitamos todos un 0 de nuestra cuenta corriente, de nuestro patrimonio, incluso dos en algunos epígrafes, como en el inmobiliario? Hasta ahora nos hemos considerado y creído ricos. Nos han hecho ver que nuestro piso, que costaba 100.000 euros hace veinte años cuesta ahora 1.000.000 de euros como mínimo. Lo mismo sucede con las fincas, con algunas acciones bancarias y demás instrumentos ¿Por qué no retrocedemos? Sí, nos quitamos uno o dos ceros…”

“...Sé que muchos de ustedes se están mesando la barba o considerando, en silencio, que ¡este hombre está loco! Les pido, no obstante, calma. Cuando digo quitarnos uno o dos ceros de nuestra contabilidad particular me refiero a que es necesaria una cura de humildad a nivel global. También, una intensa cura de adelgazamiento. Si todos luchamos por destruir las pequeñas pompas de jabón para que no terminen siendo enormes burbujas, las cosas nos irán mejor. Si todos adecuamos los precios y valoraciones de los activos a las exigencias y realidad del momento, la economía comenzará a rodar sin que nadie la empuje, sin que nadie la proteja. Estoy en contra del proteccionismo…”

“...Quitarse uno o dos ceros de nuestra contabilidad particular supone abrir los ojos, bajarse de la higuera ¡Pero que difícil es eso! Asumir que hay que hay que arrimar el hombre y que somos más pobres conlleva esfuerzos para todos: menos funcionarios públicos, en el Estado, Autonomías y Ayuntamientos, y, en el mismo acto, con sueldos más bajos ¡Sí, hay que bajarse los suelos! Supone, también, rebaja en el precio de restaurantes y hoteles. Conlleva, del mismo modo, un ataque contra prácticas abusivas en la comercialización de productos de primera necesidad y, por supuesto, el fin del reinado de la chapuza, esa práctica nacional tan extendida entre mecánicos, fontaneros, electricistas…”

“...Importante, en este proceso, tener la voz alta y clara. El tiempo corre y como he leído recientemente en lacartadelabolsa no debemos seguir mirando para otra parte y cuando hablamos de Bolsa, que sé que es lo que le preocupa a muchos de ustedes, debemos recelar de casi todo, porque hasta ahora:

*Los bancos han sido los mentores y protagonistas del último Rebote Histórico, como se observa principalmente en las cuentas del último trimestre de los bancos de EEUU

*La Fed ha vuelto a permitir contabilidad creativa. O sea, que los resultados que dicen ser no son los que dicen ser

*Los futuros y derivados siguen copando toda la actividad de los mercados

*Las empresas que estaban muy endeudadas siguen muy endeudas, porque lejos de adelgazar lo que han hecho ha sido refinanciar sus deudas

*Los Estados emiten títulos a diestro y siniestro

*Los hedge fund hacen y deshacen a su antojo

*Warrants y demás instrumentos de casino bursátil siguen como estaban


Firmado:
J.T.G, economista y empresario

 

Postdata: ¿Les suena esto? Lo que no quisieron hacer nuestros políticos nos ha obligado a hacerlo Ángela Merkel. Dos años perdidos, con la sensación de que ya es demasiado tarde. Dos años son una eternidad en la coyuntura actual.